lunes, 21 de abril de 2008

La falta del libertad y climas laborales inadecuados.

"El Gobierno australiano autorizará a las compañías que proporcionan importantes servicios sobre economía a interceptar los e-mail y otras comunicaciones a través de Internet de sus empleados, bajo una nueva ley de seguridad contra el terrorismo." El País. 14 Abril 2008.

Leer más

¿Las compañías con la posibilidad de leer los emails de los empleados?
Parece que no avancemos en este campo, parece que vayamos retrocediendo. El binómio de seguridad y libertad ha sido manido muchas veces, pero casi todas de forma demagógica. La vice Primera Ministra de Australia ha dicho sobre esta ley que “las leyes que proponemos para permitir a las empresas espiar los emails de sus trabajadores son necesarias para proteger las infraestructuras electrónicas de ataques terroristas.[...] Os prometo que no estoy interesada en el 'e-mail' que enviáis contando lo que hicisteis en Navidades”. Faltaría más.
¿Pretendemos tener trabajadores contentos que se sienten espiados? No me valen el que es necesario para la seguridad. Si es necesario para la seguridad, cosa que no estoy de acuerdo, que lo haga la policía o órganos del sistema de justicia.
Cuando, además, se intenta relativizar diciendo que leer los emails no tiene que atemorizar a nadie porque si no tiene nada que esconder nada le va a pasar; parece que nadie piensa que no es miedo, es intimidad, ¿permitiríamos que alguien se pusiera a nuestro lado a escuchar una conversación que no le incumbe?
A raíz de esto se puede argumentar, que la cuenta de correo de trabajo no es para enviar emails personales, y que cualquier cosa que sea profesional, de hecho, incumbe a la empresa.
Bueno entonces, que se prohiba enviar emails personales, y a ver qué efecto tiene en los trabajadores esta norma. Quizá los trabajadores no quieran trabajar en una empresa que les exija que mientras están en el trabajo estén sólo para el trabajo, y no poder mezclar sus vidas profesionales y personales (cosa que ya discutimos en un artículo anterior, y lo nocivo que esto puede ser). Muy probablemente esto erosione la capacidad de retener talento de la empresa, porque nadie que pueda elegir en qué empresa puede estar, va a decidir estar en una con tan mala atmósfera.

¿No hablamos de retener talento, generando un mejor clima laboral, atendiendo a las necesidades de nuestros trabajadores, dándoles libertad para ser gestionados por valores?
¿Son los políticos que no entienden esto? ¿Son las grandes corporaciones que van a “utilizar” esta ley tan miopes como para secundar la ley?
Yo personalmente, no quiero trabajar en un sitio así. Aunque no sea terrorista. Ni jamás voy a pedir a empleados que trabajen para mí que me rindan cuentas de lo que dicen o dejan de decir.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Después de leer el artículo de El País no he podido evitar preocuparme de forma alarmante. Hace unas semanas lanzábamos nuestra mirada a un futuro próximo y ahora, ante esto, no cabe más remedio que mirar al pasado. ¿Hay algo peor que no avanzar y quedarse estancado?...sí, retroceder.

Creo que esta reacción sí que tiene algo que ver con el miedo y con el prejuicio, que muchas veces provoca estas consecuencias absurdas y comportamientos retrógrados.


1abrazo KIKE




Luismi

Kike dijo...

Hola Luismi,

Sí que es alarmante el que sucedan cosas así. Pero creo que todo esto sucede, en parte, por una falta de crítica ciudadana. El aletargamiento social, hace que cosas tan surrealistas como estas se aprueben y en unos años sea algo normal.
Espero que desde la ciudadanía se conteste a estos "meneos" pseudedemocráticos.

Javy dijo...

Hay una frase que he oído en muchas empresas: 'esto no es una ONG'.
En la mayoría, por no decir todos, de los convenios colectivos debe haber una frase que venga a decir que la organización del trabajo corresponde en exclusica a la Empresa; en el mío, al menos, añade que se debe hacer bajo los principios de la buena fe y la diligencia.
Soy miembro de un Comité de Empresa y te puedo decir que tenemos problemas más importantes que nos lean el correo personal.
A cada cosa, su proporción.
Salu2.0, Javy

Eric dijo...

Estoy de acuerdo con tu segundo comentario Kike, el ciudadano tiene una responsiblidad de darse cuenta que está sucidiendo... supongo que a veces es complicado...

Un saludo
Eric

Kike dijo...

Gracias Eric. Es algo en lo que intento hacer siempre mucho hincapié, el aprender a analizar críticamente.