viernes, 6 de junio de 2008

Gestión de conflictos interpersonales y frustración.

Algo que veo, y sufro, a menudo es la frustración de no saber resolver un conflicto interpersonal. De una manera que, quizá, no se tan común entre la gente de gestión. Yo trabajo con niños en riesgo social, y no son pocas las veces que se enzarzan en peleas, que se insultan, o que simplemente no te hacen caso y no hay nada que puedas hacer al respecto. ¿Cómo gestionas este tipo de conflictos? Creo que el primer paso es no tomarlo como algo personal, porque va a entrar nuestra vena más defensiva y probablemente empeoraremos el asunto. Enfríar un poco la mente, y evitar entrar en el círculo de frustración en el que nos vemos impotentes ante el conflicto. Hay que darse cuenta de que no podemos hacer de lo que podemos hacer. Sí, redundante, pero muchas veces no nos paramos a pensarlo.
Una vez tenemos una mente con la que podamos analizar con cierta objetividad la situación, intentamos reconstruir el contexto en el que el conflicto ha empezado, cuál ha sido el detonante, y si había antecedentes que puedan condicionar lo que ha sucedido.
El siguiente paso debería ser dividir, tomando las riendas de la parte más descontrolada y la que puede hacer más daño. Y trabajar con esta parte su versión del conflicto mientras se le intenta calmar y mostrar comprensión. Posteriormente con la otra.
Creo que es importante no intentar que ambas partes vuelvan a estar bien justo después. Sólo consigue tensionar el ambiente. Es mejor que no se relacionen mucho y que mantengan una cordialidad mínima. Ya pasado un tiempo intentar buscar puntos comunes sobre los que construir una relación.

Creo que el punto crítico en este proceso es no dejarse caer en la frustración de "no puedo hacer nada". Aunque es cierto, que hay veces que no podemos hacer nada contra eso, y lo mejor es pedir ayuda.

Este proceso parece muy largo, pero tiene que implementarse en cuestión de minutos, y para eso nada mejor que práctica y buenos tutores.

9 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

¡Vaya labor que tienes más trascendental, Kike! Debe de ser difícil, pero también un reto que seguro te hará crecer día a día.

Hace poco he leído Sonrisas de Bombay, de Laume Sanllorente, que ha entregado su vida a otra causa humanitaria, los niños intocables de Bombay. No hablaba de este tipo de conflictos, pero sí aplicaba en cualquier cuestión que tenía que resolver una máxima: dar amor. Ese es un lenguaje universal, que todo el mundo entiende. Él podía darlo porque lo tenía dentro, y me parece que tú también. Esa es la mejor manera de mediar, porque les estás aportando lo que no tienen y que quizá nadie se lo haya dado, y, por ello, se vean en esas peleas.

Pilar Jericó dijo...

Hola Kike, gracias por el link... pero no funciona porque te falta añadirle el ".com" ;-)
Un abrazo.

Javy dijo...

Kike, sobre violencia entre niños y jóvenes, supongo que ya habrás leído uno de los últimos artículos de Raúl Herrera sobre el tema.
Mi opinión personal es que el conflicto (por extensión, la violencia) forma parte del 'sistema'... incluso hay estados cuyo principal sector económico es el armamento... por eso, si no hay guerras, las fabrican... así de sencillo.
Integrar la violencia en nuestra gestión, sin caer en ella ni en el desánimo es muy difícil... pero hay que seguir intentándolo.
Además del amor que decía Concha, algo de aprendizaje tampoco viene nada mal.
Un abrazo, Javy

Kike dijo...

Gracias a todos!!

Sí que es algo difícil. Como dice Concha, son niños repitiendo modelos (negativos) aprendidos... Pero también quería resaltar que todos lo hacemos a mayor o menor escala, también nos enfrentamos a situaciones de conflictos entre compañeros o amigos. ¿Cómo gestionar estos conflictos?

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Pues no reaccionando ante los "ataques", porque es el ego el que actúa si lo haces. Si lo gestionas desde el "ser esencial" se disuelven los conflictos. Es decir, desde la comprensión de que quien tienes frente a ti está en otro nivel evolutivo. La otra persona nota esta mirada distinta. Cuesta, y yo soy la primera que no lo cumplo siempre, pero sé que es efectivo.

En la base de casi todos los conflictos de relación está la idea de "tener razón". Si no te la dan, el ego se siente aniquilado (este es uno de los razonamientos de Tolle). Y eso sucede porque nos identificamos con lo que pensamos (somos el pensador del pensamiento, no el pensamiento)e igualamos pensamiento a "ser". Si lo que pensamos no sirve, entonces...creemos que no somos NADA. Desde el Ser, no tiene lugar esa lucha de poder.

Y ya te dejo, que para estar de vuelta, te he metido un rollete de mucho cuidado :-)

Un abrazo

Javy dijo...

@ Concha, tal vez por tener la desgracia de ser comercial, me veo en la obligación metodológica de partir de la opinión del 'cliente'.
Si le atacas a una persona sus ideas, puedes dar la discusión por perdida.
Ahora, si dejas que se explique, que entre en el detalle de lo que le gusta o no le gusta, entonces es fácil encontrar una faceta de tu 'producto' que encaje en sus necesidades, deseos, ideas,...
Y esto, lamentablemente, no es amor; sino marketing.
Saludos, Javy

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Hombre, Javy, es que ese es otro terreno, pero, como dice Kike, todo tiene un enfoque holístico, y claro que puede actuar el "ser" en una relación comercial. Yo lo veo en mis relaciones laborales. Me llamó la atención lo que pasó en una reunión en la que permanecí escuchando conscientemente todo lo que se decía, sin pronunciar ni una sola palabra. Soy bastante habladora, así que eso es un esfuerzo para mí. Cuando terminó la reunión, alguien me dio las gracias por mi colaboración. Creo que no se dio cuenta de que no había hablado, sino de mi actitud.

Javy dijo...

Concha, Kike tiene mi e-mail y me gustaría seguir conversando contigo de este tema.
Este es el ámbito de Kike y colabora conmigo; no me gustaría crear una polémica en su espacio.
En mi ámbito, la tertulia, lo polémica es lo habitual.
Un beso para tí y un abrazo para Kike

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Puedes escribirme cuando quieras, Javy a esta dirección: conchabarbero@hotmail.com

De todas formas, no veía polémica en nuestra conversación, sino intercambio de opiniones, y eso es enriquecedor incluso para los que puedan leernos.

Un abrazo